Descargo ante el Tribunal Contravencional de la CABA

Publicado el 10-06-15 - en General

Luego de innumerables amenazas, hostigamientos, agresiones y descalificaciones personales, la DAIA – Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas, lobby pro-Israel y pro-sionista dentro de la Argentina – finalmente me denunció por “antisemitismo” y discriminación en un Tribunal Penal Contravencional de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el pasado mes de febrero.

Claramente, eligieron hacerlo en ese pequeño fuero municipal sabiendo que el gobierno de Mauricio Macri es absoluta e incondicionalmente favorable al sionismo.

Veran que en mi Descargo ante ese Tribunal coloco en forma secuencial y en color azul cada una de las acusaciones de la DAIA, a las que respond en forma amplia y documentada.  Quienes deseen leer este documento hallarán mucha información interesante y valiosa (con sus respectivos links), retucando las canalladas manifestadas por los funcionarios de la DAIA.

(más…)

Convocatoria a las autoridades de la DAIA a un debate público

Publicado el 19-09-14 - en General

Ante las amenazas de la DAIA – Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas – contra Adrian Salbuchi, fundador del PSR/Proyecto Segunda República y sus reiteradas acusaciones infundadas, el 16 de septiembre ppdo. el PSR ha cursado una invitación a la DAIA a participar de un debate público, transparente, serio, respetuoso y equilibrado sobre las temáticas del sionismo, Israel, “antisemitismo” y otras temás de candente actualidad.

Puede descargar la carta en PDF desde el siguiente link:

Carta a las autoridades de la DAIA – 16 Septiembre 2014

La DAIA denuncia judicialmente a Adrian Salbuchi

Publicado el 22-08-14 - en General

Ante informaciones aparecidas en algunos medios de prensa que dan cuenta de que la DAIA – Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas – ha presentado una denuncia judicial contra el fundador del Proyecto Segunda República (PSR), Adrian Salbuchi, por supuestas “manifestaciones antisemitas y posible delito de amenazas”, el PSR rechaza terminantemente este nuevo atropello de censura y amedrentamiento por parte de los lobbies y grupos de choque pro-Israel y pro-sionistas que operan en la Argentina como la DAIA, que públicamente apoyan y avalan el genocidio que está llevando a cabo el Estado de Israel contra los palestinos en Gaza.

Con esta nueva maniobra de la DAIA contra la libertad de prensa se pretende imponer su autoritario concepto de “delito de opinión” orwelliano contra Adrian Salbuchi.

Con nuestro abogado patrocinante, Dr. Juan Gabriel Labaké, hemos elaborado información inicial en la edición del 20 de agosto de 2014 de nuestro programa “Segunda República” transmitido por el Canal TLV1 de televisión por Internet, que puede verse aquí:

Rogamos se le dé la máxima difusión al presente Comunicado entre medios de prensa escrita, televisiva, radial y en las redes sociales por Internet, dentro y fuera de la Argentina, como así también entre organismos de defensa de los derechos humanos, la libertad de prensa y opinión, y otros.

Salbuchi: “Si cae Siria, cae Irán y luego el ataque va directamente contra Rusia”

Publicado el 03-09-13 - en General

“Lo que quiere EE.UU. es llegar a Irán, pero a través de Damasco. Primero, tienen que hacer caer a Damasco para concentrar luego todo el fuego contra Irán”, insiste Salbuchi. Las acusaciones contra el Gobierno de Al Assad sobre el uso de gas mortal son absurdas, opina. “En EE.UU. hay una actitud de tolerancia cero hacia los estados auténticamente soberanos que no se alinean a EE.UU. No hay puntos intermedios: o se está con EE.UU. o se está en contra de ellos”, comenta el analista. Al mismo tiempo, advierte de que una acción militar en Siria podría desembocar en unas consecuencias totalmente imprevisibles. “Siria es un aliado tradicional de Rusia. Si cae Siria, luego cae Irán y luego el ataque va directamente contra Rusia, con lo cual estamos viviendo momentos muy, muy peligrosos. Se está jugando con fuego y el descontrol de esta situación incluso podría derivar en una confrontación entre las potencias occidentales y Rusia y sus aliados de consecuencias absolutamente imprevisibles”, argumenta.

  (más…)

Bilderberg explicado…

Publicado el 24-06-13 - en General

Mucho se viene escribiendo estos días sobre la 61ª Reunión del Grupo Bilderberg que este año se realiza en Londres. Pero, ¿qué es realmente el Grupo Bilderberg?

Oficialmente se trata de un grupo de personas muy influyentes que, año a año, se reúnen para mantener “discusiones informales sobre megatendencias y grandes temas mundiales… de naturaleza privada cuyos participantes… pueden tomarse el tiempo para escuchar, reflexionar y comprender.  No existe agenda oficial; no se adoptan resoluciones; no hay votaciones, ni declaraciones…” (sitio oficial www.bilderbergmeetings.org).

(más…)

Cristina Kirchner: la mejor alumna del FMI…

Publicado el 25-02-13 - en General

“Por sus frutos los conoceréis”

Evangelio según San Mateo; 7:20

El próximo 25 de mayo se cumple una década de Gobierno Kirchner lo que nos permite evaluar con cierta perspectiva histórica no sólo los resultados concretos de las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner, sino también los objetivos, intereses y modelo ideológico que los hamovilizado a lo largo de esta cruel Tercera Década Infame ([i]).

(más…)

Informe: ¿Avanza la creación de una ‘Nueva Judea’ en Patagonia?

Publicado el 11-01-13 - en General

Como ya comentamos en RT Español, hay indicios alarmantes de que los Dueños del Poder Mundial, en general, y el sionismo internacional, en particular, están urdiendo una compleja maniobra tendente a erigir un segundo estado judío en la Patagonia argentino-chilena.
Esta estrategia de larga data hoy se ve potenciada y acelerada debido a la situación insostenible del primer Estado Judío en la Palestina Ocupada. En verdad, Israel es un ente geopolítico artificial que sólo puede sostenerse por la violencia y gracias al apoyo incondicional que le brinda Estados Unidos: nación crecientemente idiotizada, desculturizada e, incluso, narcotizada.

(más…)

Judíos del mundo: ¡Uníos! (contra el fundamentalismo israelí…)

Publicado el 20-11-12 - en General

Desde fines de la segunda guerra mundial, los judíos han disfrutado de creciente poder, influencia, riqueza y bienestar en todo Occidente, especialmente en los Estados Unidos.  Dado el sufrimiento padecido por los judíos de Europa durante aquella guerra, hoy se les trata con especial cuidado y consideración en todo el mundo. Ello les permitió realizar su sueño de fundar un Estado soberano en Palestina, haciendo caso omiso de la enorme injusticia impuesta a los palestinos.

El sistemático horroroso comportamiento israelí, sin embargo, ha puesto en peligro esta “categoría especial” de la que viene disfrutando.

Se acercan los tiempos en los que la Diáspora judía en todo el mundo y los israelíes tendrán que tomar una decisión: o se alinean rigurosamente detrás de la derecha israelí– y se preparan para caer con Israel –, o se alinean con las naciones en las que viven y continúan disfrutando del tratamiento justo que esas naciones dispensan a su ciudadanía decente.

El grito histérico de “¡Antisemitismo!” que suelen lanzar los multimedios de prensa globales y las entidades de choque sionistas como la ADL –Liga Antidifamación– y AIPAC en EE.UU., o la DAIA y AMIA en la Argentina, ya no van más.

Hoy todo el mundo mira horrorizado y con asco la manera en que los israelíes asesinan, hieren y humillan a la población civil en Gaza; hoy, igual que en enero 2009; igual que en el Líbano en 2006; igual que como viene haciendo desde los años cuarenta.

Siempre protegido por EE.UU., el Reino Unido y Europa –especialmente la autoflagelante y acomplejada Alemania– Israel, como el proverbial niño malcriado, cree que puede hacer lo que quiere, cuando quiere, donde quiere y contra quienes quiera. Y, si alguien se queja, al niño malcriado israelí le agarra un ataque de rabia y grita “¡le voy a contar a mi hermano mayor!”. El Gran Hermano USA, se entiende…

Eso es exactamente lo que hace Israel, sabiendo que una y otra vez el Gran Hermano Homero Simpson de Washington está listo para darle una paliza a cualquiera que se atreva a tocar a la ‘pequeña Israel’: sea Irak, Siria, Libia, Afganistán, Irán…

Bueno… todo esto está por acabarse. De manera que cada ciudadano judío decente en todos los países del mundo debiera poner las barbas en remojo: ¡aléjense todo lo que puedan de la locura que hoy afecta a Israel!

 

¿Ha llegado nuestra fecha de vencimiento?

Este es el título de un artículo publicado en el diario israelí Haaretz el pasado 9 de octubre, citando palabras del ex secretario de Estado de EE.UU., el New York Post dijo: “Palabra por palabra: dentro de diez años ya no habrá más Israel”.

A lo que Haaretz agrega, “¡Qué tontería! ¿no? Claramente Israel sobrevivirá para siempre.  Primero, porque eso es lo que dicen nuestros líderes.  Segundo, porque disponemos de un gran ejército, bombas inteligentes, una economía estable y alta tecnología.  Tercero, porque Dios está con nosotros.  Estos son hechos”   Hmmm…. Los primeros dos definitivamente son hechos.  El tercero, sin embargo, es sumamente debatible…

En este sentido, el pasado 28 de agosto el periódico estadounidense Foreign Policy Journal se refirió a un análisis de 82 páginas de extensión titulado ‘Preparándonos para un Medio Oriente Pos-Israel’, que fuera comisionado por las 16 agencias de inteligencia de los Estados Unidos pertenecientes a la Armada, Ejército, Fuerza Aérea, Cuerpo de Marina, Guardacostas, Agencia de Inteligencia para la Defensa, los Departamentos de Energía, Seguridad Doméstica, Estado, Tesoro, la DEA, el FBI, la NSA, las agencias Geoespacial y de Reconocimiento, y la CIA.

Algunos dudan de la autenticidad de este documento confidencial, mas sus conclusiones según publica Foreign Policy Journal parecen muy creíbles a la luz de informes anteriores confeccionados por académicos de alto nivel como Stephen Walt (Universidad de Harvard), John Mearsheimer (Universidad de Chicago), el ex presidente Jimmy Carter y su asesor de seguridad nacional Zbigniew Brzezinski. Algunas de sus observaciones son:

  • “En vista de la ocupación brutal y las políticas beligerantes que lleva adelante, Israel es hoy tan imposible de salvar como lo fue Sudáfrica bajo el Apartheid, especialmente considerando que aún en 1987 Israel era la única nación de “Occidente” que mantenía relaciones diplomáticas con Sudáfrica, siendo el último país en unirse al boicot internacional antes que ese régimen racista colapsara;
  • Con su creciente apoyo a los 700.000 colonos ilegales en el margen occidental ocupado, la conducción israelí está crecientemente fuera de contacto con la realidad política, militar y económica de Oriente Medio;
  • El Gobierno pos-laborismo conformado por la coalición del Likud se encuentra profundamente comprometido e influido por el poder político y financiero de esos colonos, y se enfrenta a convulsiones internas crecientemente virulentas, con las que el Gobierno estadounidense no debiera verse asociado ni involucrado;
  • La burda interferencia de Israel en los asuntos internos de los Estados Unidos a través de resonantes casos de espionaje y transferencia ilegal de armas estadounidenses que incluye su apoyo a 60 organizaciones de fachada y a aproximadamente 7.500 funcionarios estadounidenses que trabajan para promover los intereses de Israel, procurando dominar e intimidar a los medios y agencias del Gobierno de los EE.UU., lo que resulta inaceptable;
  • La infraestructura de ocupación segregacionista de Israel se ve evidenciada por la discriminación legalizada y los sistemas de justicia crecientemente arbitrarios e inicuos, no debe seguir siendo financiada ni directa ni indirectamente por el contribuyente norteamericano, ni ignorado por el Gobierno de EE.UU.;
  • Israel ha fracasado como Estado democrático, y la continuada cobertura financiera y política que le otorga EE.UU. no cambiará su creciente transformación en un Estado paria internacional;
  • Se observa creciente racismo rampante y violento entre los colonos judíos del margen occidental, que es tolerado por el Gobierno israelí hasta tal grado que el mismo se ha transformado en su protector y socio;
  • La creciente brecha entre judíos norteamericanos que objetan las practicas sionistas e israelíes que incluyen el asesinato y un trato brutal contra los palestinos bajo la ocupación israelí, conforman burdas violaciones de leyes norteamericanas e internacionales. Ello se transforma en un creciente debate dentro de la comunidad judía respecto de la responsabilidad de EE.UU. de proteger a toda población civil en cualquier país ocupado (la así llamada “Política R2P”);
  • La oposición internacional a este régimen de creciente apartheid no puede ya seguir sincronizándose con los valores humanitarios que EE.UU. declama mantener, ni con las expectativas de EE.UU. en sus relaciones bilaterales con los 193 miembros de la Organización de Naciones Unidas;”

Pareciera, entonces, que todas las ventanas de oportunidad se van cerrando rápidamente para la elite de poder de ultraderecha que hoy manda en Israel.

La sangría horrorosa que Israel ha lanzado contra Palestina bien podría conformar la primera movida estratégica israelí en el Gran Tablero de Oriente Medio, orientada a aumentar las convulsiones regionales que ellos esperan arrastrarán a Estados Unidos y la OTAN a invadir Siria y, luego, preparará el camino para el tan anhelado ataque militar unilateral contra Irán. En tal caso la apuesta es infinitamente más alta y peligrosa pues el desenlace bien podría ser una guerra nuclear de proporciones inimaginables.

 

O están con nosotros o están en contra de nosotros…

Ese y no otro es el mensaje de Tel-Aviv a todo el mundo, y a todos los judíos del mundo, recordando el tono pendenciero de ‘Baby Bush’.

Es aquí donde yace un tema fundamental y vital para todas las comunidades judías del mundo, incluida la numerosa comunidad judía en la Argentina.

El mundo se va hartando crecientemente de Israel y la cobertura mediática orwelliana absolutamente tendenciosa de los multimedios de difusión occidentales, que incluye los multimedios argentinos, solo parecen echarle nafta a las llamaradas de esta confusión programada.

Crecientemente, el apoyo a Israel se basa menos y menos sobre datos, hechos y evidencias, y más y más sobre la irracionalidad y la repetición ‘ad nauseam’ de los sufrimientos judíos del pasado. La “lógica” israelí, entonces, es como sigue: dado que los judíos de Europa sufrieron a manos de europeos hace setenta años, esto nos da hoy el derecho a asesinar y atormentar a los palestinos, robándoles su territorio nacional.

Toda crítica a Israel es inmediatamente calificada como “¡Antisemitismo!” y todas las matanzas genocidas perpetradas por la ultraderecha israelí se hacen “para proteger a, y en nombre de, todos los judíos del mundo”. Pero la verdad está saliendo a la luz del día.

Hoy disponemos de grandes canales de noticias con una visión alternativa que nos brindan una explicación mucho más equilibrada acerca de este y otros temas. No sorprenderá entonces que en estos días Israel lanzara dos ataques contra los estudios en Gaza del canal iraní de noticias en inglés PressTV, hiriendo a personal y periodistas.

Se acerca el día en el que las personas decentes en todas partes empezarán a reaccionar contra esta locura israelí. Y, como tristemente suele ocurrir, se corre el riesgo de que las consecuencias las terminen pagando justos por pecadores.

En la práctica, las comunidades locales de judíos de la Diáspora están siendo colocadas en situación de gran peligro por la actual dirigencia israelí en conjunción con los multimedios internacionales y sus repetidores locales como ‘Clarín’ y ‘La Nación’ en la Argentina, que promueven la desinformación y las distorsiones en este tema tan fundamental para la paz mundial.

Un gran luchador por los derechos civiles de la población negra en EE.UU., Malcolm X, alguna vez dijo: “Si no te mantienes alerta, los diarios harán que termines odiando a las personas que están siendo oprimidas; y amando a las personas que las están oprimiendo”.

De manera que cada ciudadano judío en todas partes del mundo debe asumir una responsabilidad personal: o apoya activamente a Israel, con lo que tendrán que soportar las consecuencias que van surgiendo de ello, o deberán rechazar activamente esta locura de la dirigencia fundamentalista israelí y, como ciudadanos decentes, civilizados y pacíficos de sus respectivos países, dejar perfectamente en claro a través de sus organizaciones comunitarias – como la DAIA y la AMIA en Argentina – que no apoyan a un Israel que hoy administra en Gaza el mayor campo de concentración del mundo entero: un oprobioso “Auschwitz en Oriente Medio”.

El pasado 24 de septiembre, el diario estadounidense The Washington Post citó al presidente iraní Mahmud Ahmadineyad quien dijo que “Israel presiona a EE.UU. con la supuesta amenaza de que Irán desarrolla un arma nuclear, lo que conlleva la posibilidad de un ataque militar israelí contra Irán, para así torcerle el brazo a su mucho más poderoso aliado”. Pensándolo bien: muy probablemente Ahmadineyad no esté errado.

El tiempo se está acabando. Las máscaras están cayendo rápidamente, y los verdaderos rostros que esconden están asomando a la luz del día. Si se ha de evitar una nueva guerra mundial, todos los ciudadanos responsables en todo el mundo deberán adoptar una posición clara y tajante en estos temas cruciales. Las comunidades judías no son una excepción a ello.

 

Adrian Salbuchi para RT

Adrian Salbuchi es analista político, autor, conferencista y comentador de radio y televisión en Argentina. www.proyectosegundarepublica.com.ar

De matanzas e hipocresías: la versión ‘orwelliana’ de Israel sobre su campaña en Gaza

Publicado el 19-11-12 - en General

El actual brutal asalto israelí contra Gaza genera dudas acerca de si su dirigencia política tiene interés alguno en lograr la paz duradera con los palestinos que dice anhelar. ¿Tiene esta campaña algún objetivo distinto que forme parte de una estrategia tendente a ‘ingenierizar’ un ataque ulterior contra Irán?

Probablemente el caso de Palestina sea la historia sin fin más trágica del mundo moderno. Desde hace ya casi 65 años, Israel viene bombardeando, lastimando y humillando al pueblo palestino, destruyendo sus viviendas con topadoras y colocando a Gaza en un encierro que lo transforma en el campo de concentración más grande del mundo.

En la más reciente violencia que tuvo lugar esta semana, ambos bandos acusan al otro gritando: “¡Ustedes la empezaron!”.

A esta altura de los acontecimientos, ¿realmente importa quién empezó esta nueva ronda de violencia?

El miércoles 14, un helicóptero israelí lanzó un ataque sobre Gaza asesinando al líder del ala militar de Hamas, Ahmed Jabari, generando una reacción violenta de Hamás que hizo llover pequeños cohetes sobre el sur de Israel lo que, a su vez, hizo que Israel lanzara más ataques aéreos matando a 19 personas, hiriendo a 100 y dejando a 6 niños muertos

Dejá-vù: parece que estamos otra vez en enero de 2009, cuando Israel lanzó su Operación Plomo Fundido, en la que lanzó bombas de fósforo ardiente sobre la población civil. Esta vez llaman a su ataque Operación Pilar de Defensa.

Claramente, los líderes de derecha israelíes no quieren un acuerdo pacífico con los palestinos. Esa es la razón por la que sistemáticamente vienen saboteando toda posibilidad de arribar a una solución que incluya la creación de un Estado soberano palestino.

El último israelí honesto que trató de lograr la paz fue el primer ministro Isaac Rabin, hasta que fuera asesinado en las calles de Tel-Aviv en Noviembre1995; no por un fanático islamista; no por algún loco neonazi sino por un tal Ygal Amir: joven sionista fanático de la ultraderecha, relacionado tanto con el Movimiento de los Colonos y con el servicio de seguridad interna israelí, Shin-Beth.

Desde entonces, los partidarios del Apartheid de la extrema derecha controlan a Israel, y lo seguirán haciendo aún más ahora que el partido Likud del primer ministro Benjamín Netanyahu se acaba de fusionar con el partido Yisrael Beitenu del viceprimer ministro Avigdor Lieberman. Quizás esta última ronda de palizas a los palestinos sea la manera que tienen estos dirigentes israelíes de celebrar la creación de su Nuevo Gross Partei…

 

“No se preocupen por EE.UU.”

Al ex primer ministro israelí Ariel Sharon se lo sindica de haber dicho una frase infame a sus colegas durante una sesión caldeada del Knesset (Parlamento) Israelí en octubre de 2001, en el sentido de que no tenían por qué preocuparse por las reacciones de EE.UU. a su política de darle sistemáticas palizas a los palestinos dado que, “¡nosotros los judíos controlamos a EE.UU., y ellos bien lo saben!”.

Viendo la manera como los políticos norteamericanos sistemáticamente rinden cuentas y tributo ante poderosos lobbies pro Israel y sus bancos de cerebros, como el AIPAC –Comité Estadounidense-Israelí de Asuntos Públicos-, la ADL y otras entidades, en los que todos parecen competir para ver quién da el discurso más apasionado y dramático en apoyo a Israel, uno se ve tentado de creer las palabras cándidas del Sr. Sharon.

Durante la reciente campaña presidencial, tanto Barack Obama como Mitt Romney trataron de dar sus discursos más convincentes al estilo “yo-soy-sionista” como dijera el vicepresidente Joe Biden en 2007, no sólo para ganar el voto y el vital dinero judío en EE.UU., sino también el voto ‘sionista no judío’ representado por ciertas sectas protestantes.

De manera que cuando la embajadora norteamericana ante la ONU, Susan Rice –miembro de organizaciones de la elite de poder como la Comisión Trilateral y el Council on Foreign Relations– abiertamente saliera en apoyo de Israel condenando el contraataque de Hamás, al que describió como “la violencia que Hamás y otras organizaciones terroristas están empleado contra el pueblo de Israel”, nadie pudo verse sorprendido.

En rigor de verdad, poco importa quién ocupe el Despacho Oval de la Casa Blanca. Sea demócrata o republicano, EE.UU. siempre apoya sin pensar y sin reservas a Israel cada vez que este país decide darle una nueva paliza a los palestinos.

Naturalmente, los multimedios globales apoyan a Israel, habiendo logrado inusitado éxito en taladrar en el imaginario colectivo global la conclusión de que el “terrorismo” siempre está ligado a “fundamentalistas islámicos”.

De manera que a Hamás se lo descalifica como ilegitimo, aún antes de empezar a hablar sobre una solución que implique un Estado soberano palestino. No importa que Hamás haya ganado unas elecciones democráticas realizadas en Palestina en 2006; no importa que Israel misma haya sido fundada por grupos terroristas como Irgun Zvai Leumi, Stern y Hagganah, que luego se fusionaron para crear las tan democráticas Fuerzas de Defensa Israelíes (las Fuerzas Armadas de Israel)

Aquellos grupos de terroristas sionistas eran conducidos por los padres fundadores de Israel, algunos de los cuales luego llegaron a ser primeros ministros (¡incluso galardonados con el Premio Nobel de la Paz!), como Menahem Beguin e Isaac Shamir.

Por esos días, estos “luchadores por la libertad” se dedicaban a volar grandes hoteles con sus ocupantes adentro, asesinar a enviados de la ONU, realizar cientos de asesinatos contra líderes palestinos e imponer políticas de genocidio con las que asesinaron e hirieron a cientos de miles de palestinos, luego expulsando a millones de hombres, mujeres y niños de sus hogares y de sus tierras, utilizando las peores técnicas de terrorismo.

La “lógica” israelí respecto de Palestina funciona más o menos así: si Israel les roba y destruye sus tierras, viviendas y riquezas a los palestinos, éstos no tienen derecho alguno a quejarse; y si se atreven a defenderse, automáticamente se transforman en “terroristas”. Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea parecen estar de acuerdo con esto…

 

Está bien si lo hago yo; está mal si lo haces tú…

Esta es la razón por la que Hamás y Hezbollah han quedado descalificadas como “organizaciones terroristas”.

El fundamental sentido común político, sin embargo, indica que las fuerzas armadas de una nación –se trate de Estados Unidos, Rusia, China, Brasil o Israel– deben responder a los líderes civiles de sus respectivos Estados Nacionales.

¿Pero qué ocurre cuando a un pueblo como el palestino no se le permite tener un Estado Nacional soberano? ¿Cómo habrán de defenderse los palestinos contra las agresiones terroristas sistemáticas a las que los somete Israel, si no pueden tener un Estado Nacional y, por ende, no pueden tener fuerzas armadas propias para defenderse? Ésta y no otra es la razón por la que surgieron Hamás y Hezbollah: para que los palestinos pudieran tener alguna posibilidad de autodefensa.

Por supuesto que es muy fácil descalificarlas como “organizaciones terroristas” pero, utilizando ese mismo criterio, ¿estarían hoy dispuestas las potencias occidentales a recalificar a la Resistencia Francesa durante la Segunda Guerra Mundial como una “organización terrorista”, simplemente porque se rehusó a aceptar pasivamente la invasión militar alemana de Francia? ¿Debiera la Resistencia Francesa haberse rendido para evitar que el Oberkommando en Berlín la calificara como “organización terrorista”?

¿Y qué decir de los grupos de terroristas que asesinaron al líder libio Muammar Gaddafi el año pasado en vivo por la televisión? ¿O sobre los terroristas que hoy hunden a Siria en una sangrienta guerra civil? ¿“Luchadores por la Libertad”, supongo? ¿Y ello tan solo porque se oponen violentamente a regímenes que no simpatizan con EE.UU. y sus aliados y logran así el apoyo de Occidente?

Las potencias occidentales deben comprender que no pueden tener lo mejor de los dos mundos: o la Resistencia Francesa, Irgun y Stern, Hamás y Hezbollah y las guerrillas sirias y libias deben todos calificarse como “luchadores por la libertad” o si no, deben todos quedar descalificados y fuera de la ley como “organizaciones terroristas”. No se puede tener el chancho y los veinte.

 

Todas las opciones están sobre la mesa…

Usando una de las frases favoritas de George W. Bush cuando entraba en “modo busca pleitos”, recientemente un vocero del Ejército Israelí amenazó no sólo a los palestinos, sino a todo el mundo, al decir que para Israel “todas las opciones están sobre la mesa”.

Palabras muy fuertes viniendo de la única nación en Oriente Medio que tiene un arsenal de armas nucleares y una deplorable trayectoria de comportamiento que le presta total credibilidad a su predisposición para utilizarlas.

De manera que los palestinos deben prepararse para crecientes cuotas de violencia en los días y semanas por venir.

¿Utilizará Israel esta creciente violencia como excusa para atacar nuevamente al sur del Líbano, donde Hezbollah tiene sus cuarteles más poderosos (y donde Israel fuera vencido cuando invadió el sur del Líbano por enésima vez a mediados del 2006)?

¿Estamos viendo un ‘crescendo’ de violencia que habrá de conducir en un ataque armado contra Siria conjuntamente con Turquía/OTAN y con el Ejército Libre Sirio (también conocido como Al-Qaeda, CIA, Mossad, MI6)?

¿Será todo esto parte de la estrategia israelí de “asegurar su reino”, lo que conlleva un ataque militar unilateral contra Irán como su verdadero y ulterior objetivo?

Mayores cuotas de violencia en todo Oriente Medio ayudarían a convencer a Obama (y a los militares estadounidenses) de que deben dejar de demorarse en atacar a Irán, y que deben volver con renovada fuerza a Oriente Medio.

Israel ha bautizado este último ataque de choque y terror Operación Pilar de Defensa: un elocuente eufemismo ‘orwelliano’ para “¡démosle otra paliza a los palestinos!”.

Si Israel ha decido desatar un nuevo infierno sobre Oriente Medio para así preparar el escenario para un ataque contra Irán, entonces pareciera que ese proceso de violencia debe comenzar (¡otra vez!) por la martirizada Palestina.

Pero entendamos lo siguiente: Israel pretende iniciar una nueva guerra en Oriente Medio empezando por Palestina, pero… ¿adónde habrá de terminar?

 

Adrian Salbuchi para RT

­Adrian Salbuchi es analista político, autor, conferencista y comentador de radio y televisión en Argentina. www.proyectosegundarepublica.com. www.asabuchi.com.ar

Votantes de EE.UU.: ¡Denle una chance a sus ‘otros candidatos’!

Publicado el 30-10-12 - en General

A millones de votantes estadounidenses se les ha hecho creer que necesariamente Barack Obama o Mitt Romney será el próximo presidente de los EE.UU. ¿Una pésima opción? Seguro, pero… ¡marchen presos! Sin embargo, la verdad es que los norteamericanos sí tienen otras opciones. Por ejemplo, que escuchen las propuestas de otros candidatos presidenciales como Gary Johnson (ex-Gobernador del estado de Nueva México) del Partido Libertario, o Jill Stein del Partido Verde.

El 5 de noviembre se llevará a cabo el segundo y último debate en Washington DC entre estos ‘otros candidatos’ a presidente de los Estados Unidos. La cadena global rusa RT y su página web lo retransmitirá para todo el mundo.
En ese debate, ambos candidatos ofrecerán claras opciones al votante estadounidense diferentes de lo que los clones políticos Mitt y Barack están ofreciendo; ‘Oromney’ y ‘Rombama’ como ya muchos los llaman…

Dos caras de una misma moneda
Muchos votantes estadounidenses se vieron particularmente alarmados por el último ‘debate’ televisivo en horario de máxima audiencia que se centró en política exterior, y en el que Obama y Romney parecieron estar de acuerdo en todos los temas clave que han metido a EEUU y al mundo en tantos berenjenales.
Ambos candidatos expresaron su apoyo incondicional a favor de Israel a pesar de ser la única y belicosa potencia con armas nucleares en Oriente Medio; ambos repitieron sus amenazas de lanzar un ataque militar unilateral contra Irán, país al que satanizan como “una amenaza para la comunidad internacional”, a pesar de que Irán jamás agredió a país alguno en el último siglo (al contrario: fue Irán la nación agredida repetidamente por las potencias occidentales directamente o a través de esbirros como Saddam Hussein); ambos prometieron seguir apoyando a terroristas “luchadores por la libertad” en la guerra civil siria, disparada por EEUU y sus aliados al igual que hicieron en Irak y Libia; ambos seguirán con los ataques con aviones no tripulados sobre Pakistán y Afganistán que parecen ensañarse especialmente con fiestas de bodas…
¿Pero es que no hay otras opciones en política exterior? ¿Qué tal si EE.UU. se retira de Medio Oriente y deja de instigar guerras civiles en la región, a las que llama eufemísticamente “primavera árabe”?
¿Qué tal si frena a los lobbies pro-Israel que han tomado de rehén a la política exterior norteamericana, y vuelven a colocar al interés nacional estadounidense en el centro del escenario, en lugar del interés nacional israelí como ocurre actualmente?
En el plano financiero global, ¿qué tal si en lugar de dedicarse a salvar a los megabancos fraudulentos regalándoles billones y billones de dólares con emisión inflacionaria provista por el Banco de la Reserva Federal, hacen un salvataje de los trabajadores estadounidenses?
Pues aquí, republicanos y demócratas están totalmente sincronizados con las exigencias de los mega banqueros…

Pero los votantes tienen otras ‘monedas’ en sus bolsillos…
Las cosas no tienen por qué ser siempre así. Aunque jamás llega a los titulares de los grandes multimedios, los votantes norteamericanos sí tienen otras opciones.
Hace una semana, la Fundación pro Elecciones Libres y Justas patrocinó un Debate entre estos “otros candidatos” a la presidencia que incluyó, además de Jackson y Stein, a Rocky Anderson del Partido por la Justicia y Virgil Goode del Partido Constitucional.
Este debate se transmitió a nivel nacional y mundial por la cadena RT, lo moderó el conocido periodista Larry King, pero fue boicoteado e ignorado por los grandes medios. Obama y Romney fueron invitados al mismo pero también lo boicotearon; un claro desaire hacia el votante norteamericano.
Este martes, Johnson y Stein, favoritos del público en ese primer debate, vuelven a encontrarse para abordar temas clave para los EE.UU.
Gary Johnson es un ex republicano que dice muchas cosas que millones de electores estadounidenses quieren oír: propone reducir el presupuesto militar en un 43%, dejar de inmiscuirse en los asuntos internos de países como Libia y Siria, dejar de amenazar a Irán con un ataque unilateral y no apoyar a Israel si decide iniciar ese ataque por su cuenta, y dejar de alimentar la desmedida furia imperial y hegemónica de Estados Unidos por todo el mundo.
Johnson también apoya la cruzada del ex candidato Ron Paul de auditar al Banco de la Reserva Federal, amenazando incluso con cerrarlo por ser una institución perversa al servicio de la mega-banca global y principal culpable de la crisis financiera actual que viabiliza la usurpación del sistema financiero estadounidense y global por esos megabancos.
A su vez, Jill Stein, del Partido Verde, también dice cosas que millones quieren oír. Cuando anunció su candidatura presidencial hace un año en su natal Massachusetts, el ‘Boston Globe’ la cita diciendo que “Todos vamos tomando conciencia que ‘Nosotros, el Pueblo’ debemos recuperar nuestra nación, porque los partidos políticos que sirven al 1% de los poderosos jamás van a resolver los problemas que enfrentamos el resto de nosotros. Necesitamos gente en Washington que rehúse venderse a los lobistas, y para quienes un verdadero cambio sea más que una mera frase vacua”.
Claramente, palabras valientes y potentes en boca de una mujer que tomó parte en el Movimiento Ocupa Wall Street, y que ha sido detenida varias veces por expresar sus ideas en un país que rápidamente se está transformando en un Estado policíaco al peor estilo Gestapo, bajo el control de matones de FEMA, el FBI, la CIA, la NSA y los policías locales.

Basta de bebidas burbujeantes…
Un instrumento clave para los Dueños del Poder Mundial que hoy tiene a los pueblos maniatados es lo que en EE.UU. y sus aliados llaman “el sistema bipartidario”, al que se glorifica como una suerte de “columna vertebral de la democracia”.
Si observamos con mayor detención, sin embargo, vemos que la ‘democracia’ bipartidista –sean demócratas y republicanos en EE.UU., laboristas y conservadores en el Reino Unido, socialdemócratas y cristiano-demócratas en Alemania y similares variantes en la mayoría de los países– no hace más que ocultar un mecanismo prolijo y simplista de obligar a los pueblos a abordar los complejos problemas de hoy según su denominador común más bajo el infantil.
Lo que la ‘democracia’ bipartidaria hace es imponer a los pueblos un único camino, previamente filtrado, aprobado y ‘políticamente correcto’, según los objetivos e intereses de los Dueños del Poder Mundial.
Entonces, le colocan una cara (o careta) adecuada a cada partido y aparece en escena el pequeño ejército de gerenciadores como Obama, Romney, Bush, McCain, Clinton…
Luego dejan que los votantes jueguen a que son absolutamente ‘libres’ para elegir ‘democráticamente’ si habrán de transitar por la derecha o por la izquierda en ese único camino que se les ha trazado, y que conduce inexorablemente a un mismo destino.
Eso sí: que a nadie se le vaya a ocurrir mirar alrededor y buscar otras autopistas más directas, u otros caminos laterales más apacibles que puedan conducir al país hacia un destino muy distinto y mucho más beneficioso para todos.
¡¡De ninguna manera!! En los EE.UU., los votantes deben elegir entre Bush y Gore, o Bush y Kerry, u Obama y McCain, u Obama y Romney…
Todo se reduce a elegir entre “pepsi o coca”. Los más tontos quizás crean que eso representa una verdadera opción, pero los más lúcidos van tomando conciencia de que ambas son básicamente la misma bebida marrón, acaramelada y burbujeante.
Pero si insisten en beber algo diferente, ahí es cuando los Poderosos lanzan sus rayos olímpicos contra quienes tengan el coraje intelectual de pensar de manera independiente, calificándolos de anarquistas, comunistas, fascistas o “estúpidos que desperdician su voto dándoselo a un tercer candidato”.
Pero no siempre tiene que ser así.

¿Porque debe esto importarle al resto del mundo?
Es una ironía de la historia que la ‘democracia’ estadounidense haya caído tan bajo, que para que los votantes norteamericanos hoy puedan siquiera enterarse de que hay otras opciones electorales en su propio país, deban sintonizar RT, ¡el canal de la Federación Rusa!
¡Cómo han cambiado las cosas desde aquellos años en que los Dueños del Poder Mundial nos azuzaban con el cuco del “peligro comunista”, “la destrucción mutuamente asegurada”, o “más vale muerto que comunista”.
¿Pero por qué debe importarnos a quienes no vivimos en los Estados Unidos si los norteamericanos habrán de pagar más o menos impuestos, o tener mejor o peor servicios de salud, o si sus tasas de desempleo, inflación y pobreza habrán de subir o bajar?
Para empezar, entendamos que bajo la actual compleja estructura de poder mundial una muy pequeña pero extremadamente poderosa Elite de Poder Supranacional se ha enquistado profundamente dentro de los EE.UU. y sus aliados clave. Así que lo que ocurra en esos países sí nos afecta a todos.
Si, por ejemplo, los votantes en mi nativa Argentina eligen a los peores líderes (¡y créanme que lo hacemos sistemáticamente!), o si colombianos, griegos, malayos cometen similares errores, las consecuencias las sufren esos pueblos y nadie más. A lo sumo, el mundo nos mira socarronamente y dice cosas como, “¡Estos argentinos! ¡Siempre se equivocan…! ¡Que se embromen!!”.
Pero ocurre que cuando los votantes estadounidenses colocan al tipo equivocado en la Casa Blanca, entonces esto resulta en millones de muertos, heridos, discapacitados y vidas destruidas en Irak, Libia, Siria, Egipto, Palestina, Latinoamérica, África, Asia y otros lugares en este oscuro y violento mundo que ellos mismos han forjado.
De manera que, sí, es asunto nuestro tratar de despertar a los adormecidos votantes estadounidenses. No necesariamente por su bien, ¡sino por el bien del resto del mundo!
En estos precisos momentos, toda una nueva generación de belicistas se prepara para redoblar sus apuestas geopolíticas. No tendrán ningún empacho en arriesgar confrontaciones militares, no solo en Irán, sino también contra Rusia y China.
Puede que esto refleje sus demenciales ambiciones geopolíticas; pero puede también que refleje su más cuerda comprensión de que han destruido tan completamente el sistema financiero global que la única opción que les queda es huir hacia adelante, arrastrando al mundo entero a una catastrófica guerra mundial como jamás el hombre haya visto.
Los Dueños del Poder Mundial ya llevaron a cabo algo parecido allá por 1914 y, muy especialmente, en 1939… ¿Por qué no habrían de dejarse tentar de volver a hacerlo hoy?
De manera que ojalá que millones de votantes estadounidenses vean el Debate Jackson-Stein este martes, y escuchen lo que ellos tienen que decir.
No que estos candidatos sean ninguna panacea para EE.UU. No que los votantes norteamericanos deban enamorarse y fanatizarse por ellos.
En realidad, no se trata tanto de que Jackson o Stein sean mejores, ¡sino de que Obama y Romney son tan, tan peores!
Una ironía más: en un mundo en el que todos los políticos y los opinólogos mediáticos repiten la palabra “democracia” ad nauseam, ¿a nadie le llama la atención que el próximo 6 de noviembre unos 60 o 70 millones de votantes estadounidenses decidirán sobre el destino para los próximos cuatro años de 7.000 millones de habitantes de todo el planeta?
¿El 1% decidiendo por el 99% restante? La democracia debiera estar hecha de algo mucho más sólido, ¿no?
Ojalá que los votantes norteamericanos tomen cabal conciencia de la enorme responsabilidad mundial que llevan sobre sus hombros. A la larga, el mundo los hará responsables.

Adrian Salbuchi para RT
¬Adrian Salbuchi es analista político, autor, conferencista y comentador de radio y televisión en Argentina. www.proyectosegundarepublica.com.ar

Página 1 de 512345